Correcta alimentación y actividad cotidiana son pilares fundamentales para mejorar la calidad de vida en las diferentes edades. Niños, jóvenes, adultos y adultos mayores requieren consumir alimentos que favorezcan a su bienestar y cuidado de la salud. En este sentido, las personas adultas mayores conforman el grupo poblacional más vulnerable debido a las afectaciones que podrían presentarse en su organismo como las enfermedades degenerativas, crónicas y cardiovasculares, entre otras, las cuales afectan de manera importante su ritmo de vida.

Ante ello es importante brindar adecuada alimentación con las cantidades y volúmenes necesarios para mantener una buena salud, así como para prevenir el desarrollo de enfermedades e incrementar la esperanza de vida de los adultos mayores. La leche y todos los productos derivados de la misma como el queso y el yogur, son increíbles aliados para conseguir estos importantes beneficios. A continuación, te contamos cinco grandes razones por las que los lácteos son fundamentales en la dieta de los adultos mayores:

  • Previenen la osteoporosis

A partir de los 50 y 60 años de edad, período de la adultez madura o vejez temprana, empiezan a surgir complicaciones relacionadas comúnmente con enfermedades degenerativas de los huesos, como la osteoporosis, y fracturas, por lo que se recomienda consumir alimentos ricos en calcio, siendo los derivados lácteos los productos por excelencia.

  • Fortalecen el sistema inmunológico

Otro problema preocupante en los adultos mayores es el deterioro del sistema inmunológico y la acelerada pérdida de músculo, efecto de dietas deficientes. Con tan solo consumir diariamente dos o tres porciones de leche o quesos bajos en grasa, las personas mayores pueden mejorar el aporte proteico de su dieta y combatir estas complicaciones.

  • Poseen beneficios en la piel

La leche es una fuente enriquecida de vitaminas A y D, cuyo valor nutricional favorece en numerosos casos a las personas adultas mayores con las afectaciones en el sistema inmunológico, mucosas y piel, así como también a aquellas personas con poca movilización o en estado de reposo.

  • Aportan al tratamiento de la hipertensión arterial

Los adultos mayores que sufren de hipertensión arterial, encuentran otro aspecto favorable en el consumo diario de los productos lácteos, sobre todo en la leche descremada, debido a que poseen minerales, como el potasio y magnesio, los cuales contribuyen a la regulación de la presión arterial.

  • Ayudan a conciliar el sueño

Para los adultos mayores con Parkinson, insomnio o alteraciones en el ritmo del sueño, es sumamente recomendable beber un vaso de leche tibia antes de acostarse, esto facilita en gran medida conciliar un estado de sueño ideal.

La leche, el queso y el yogur son productos que además de calcio poseen elevados niveles proteínicos de alto valor para el organismo como el fósforo, magnesio, y vitaminas A y D, por esta razón ayudan significativamente a la calidad de vida de las personas adultas mayores. Por si esto fuera poco los lácteos son versátiles, lo que significa que pueden ser combinados con otros alimentos y ser elaborados en distintas formas en la cocina, favoreciendo a una dieta variada y completa.

Fuente:

Federación Panamericana de Lechería. (2014). Lácteos: alimentos esenciales para el ser humano. Montevideo, Uruguay. FEPALE

Post relacionado

Deja un comentario