¿La leche es recomendada o no para los atletas?

Julio 10, 2018

Hay una cantidad significativa de evidencia científica de calidad que apoya el consumo de la leche reducida en grasa o de bebidas lácteas chocolatadas después del ejercicio, para individuos y atletas saludables que realizan regularmente entrenamiento de fuerza o resistencia.

Hay un creciente volumen de datos que demuestran que la leche descremada y las bebidas lácteas chocolatadas son tan eficaces, y posiblemente más eficaces, que las bebidas deportivas o bebidas a base de carbohidratos disponibles actualmente en el mercado, cuando se trata de promover la recuperación después del ejercicio de fuerza y resistencia. Las bebidas lácteas podrían incluso ayudar a reducir el daño muscular inducido por este tipo de ejercicios.

Toda la información presentada se basa en una porción de 250 ml de cada una de las diferentes bebidas. Los datos provienen de www.dairynutrition.ca, www.gatorade.ca y www.pacifichealthlabs.com.

* La leche chocolatada tiene sacarosa y cacao agregado, y la composición de macronutrientes de la leche chocolatada varía en función del fabricante específico.

Es necesario seguir trabajando para comprender mejor los mecanismos mediante los cuales la leche ejerce sus acciones después del ejercicio y el entrenamiento. La leche también tiene el beneficio agregado de proporcionar vitaminas y nutrientes adicionales que no están presentes en las bebidas deportivas comerciales.

En conclusión, la leche reducida en grasa y las bebidas lácteas chocolatadas son consideradas bebidas pos ejercicios seguras y efectivas para la mayoría de personas, con excepción de aquellas que son intolerantes a la lactosa o sufren de alergias relacionadas con la leche. Está bien documentado en la literatura científica que estas bebidas promueven la recuperación del ejercicio y el entrenamiento y deben ser consideradas por individuos tolerantes a la lactosa como una alternativa viable a las bebidas deportivas comerciales.

Fuente: Lácteos: alimentos esenciales para el ser humano. FEPALE. 2015.