La leche cumple varios tratamientos desde el ordeño

Julio 16, 2018

La leche cruda tal como la obtenemos en el ordeño, aunque contiene todos los principios nutricionales propios de la leche como el calcio y la proteína animal provenientes de la glándula mamaria de forma natural, es necesario aplicar tratamientos de tipo tecnológico con el objeto de garantizar al consumidor la inocuidad necesaria para su salud. Los procesos realizados por las industrias lácteas permiten además aportar nutrientes que cumplan con una composición adecuada a las necesidades nutricionales que cada persona necesita según sus preferencias de consumo y estilo de vida.

Dentro de los tratamientos industriales que se aplican a la leche cruda podemos nombrar los siguientes:

 

  1. Filtración

Durante el ordeño, principalmente si es manual, podrían llegar a la leche materiales extraños como tierra, pastos, etc. Por lo que es necesario pasarla por una filtro que, a más de retirar efectivamente el material extraño, no se convierte en un contaminante de la leche.

  1. Refrigeración

Uno de los parámetros que regulan el crecimiento de microorganismos es la temperatura. Una vez que la leche sale de la glándula mamaria, se refrigera a 4 grados centígrados. Esta temperatura debe alcanzarse en un máximo de tres horas, tiempo necesario antes de que las bacterias de la leche inicien su crecimiento.

  1. Estandarización

Cada uno de los productos que se elaboran a partir de la leche tienen un contenido de grasa, lo cual indica que se debe estandarizar el contenido de grasa antes de higienizarla o de transformarla en diferentes productos, con lo que se lleva el contenido de grasa a valores por encima o por debajo del contenido natural de la leche.

  1. Homogeneización

Consiste en reducir el tamaño de los glóbulos grasos de la leche con el fin de evitar la separación espontánea de la grasa.

  1. Higienización

Consiste en dejar libre a la leche de microorganismos no patógenos que, en condiciones normales de almacenamiento la leche tenga una vida útil razonable, sin afectar a su valor nutritivo y sensorial.

La higienización a su vez intervienen tratamientos como la termización, pasteurización, ultrapasteurización, esterilización, etc.

  1. Concentración y pulverización de la leche

Una manera de prolongar la vida útil de la leche es retirándole humedad, pues con ello se disminuye la actividad de agua, bajando o frenando simultáneamente el crecimiento microbiano. Esto permite además transportar y almacenar menor cantidad de producto, pues la leche contiene un contenido alto de humedad ( cerca del 88%)

 

Fuente: Lácteos: alimentos esenciales para el ser humano. FEPALE. 2015.