El trabajo ganadero en Ecuador

Mayo 23, 2017

En la época de la Colonia las tierras eran propiedad de los hacendados, pero los trabajadores tenían libre uso de pastos y aguas y muchos habitantes se dedicaron a la ganadería buscando sustento. Esta actividad era conveniente, ya que las vacas vagaban por los pastos libres y quien las encontraba se podía adueñar de ellas. De esta forma, las reses y ovejas se convirtieron en la materia prima en el Ecuador.

Las mujeres, conocedoras de los beneficios de la leche materna, fueron las principales interesadas en la extracción de leche vacuna. Así, este producto fue un sustituto para las madres con problemas para producir leche, salvando a muchos recién nacidos de la época.

Las mujeres ecuatorianas fueron incursionando en el ordeño que, posteriormente, no sólo significaría un nuevo alimento, sino una forma de mejorar la economía familiar. La producción lechera es un gran salto en cuestiones de desarrollo, dándole a las mujeres la oportunidad de realizar una actividad diferente al cuidado de los niños y el hogar.

Las madres, gracias a su experiencia, mejoraron el proceso lechero: planificaron qué cantidad de insumo podían extraer para consumo y venta sin dejar a los terneros sin leche, pensando en su desarrollo de forma sana y con una visión a futuro, ya que formarían parte del ganado al crecer.

Poco a poco se fue desarrollando la ganadería por medio de la importación y la experimentación con diversas razas, pero en los años cincuenta los ganaderos vieron la necesidad de hacer uso de ingenieros agrónomos y veterinarios para mejorar sus producciones. Así fue como el país comenzó una industria superior. La ayuda de los veterinarios significó un gran avance en el camino de la ganadería responsable: se desarrollaron métodos para prevenir enfermedades, jornadas de vacunación y desparasitación, ayudas en el parto e, incluso, la utilización de técnicas de podología. Todos estos avances contribuyeron a mejorar el nivel de vida del ganado, y por ende los niveles de producción

Todos estos esfuerzos conjuntos permitieron a los sectores ganadero, de agricultura, silvicultura y caza ser esenciales para el desarrollo de nuestro país, estos aportan alrededor del 7,59% del PIB nacional [1] (Banco Central del Ecuador, 2015). Además, la actividad ganadera y lechera empoderó a las mujeres, que hoy son uno de los pilares del sector; fortaleció el conocimiento de los ingenieros agrónomos y veterinarios del país; y mejoró el entorno regulatorio para garantizar la calidad de los productos lácteos que se consumen en la actualidad.

 

Bibliografía

Centro de la Industria Láctea. (2015). La Leche del Ecuador

Banco Central del Ecuador. (2015). Producto Interno Bruto por la Industria