El consumo de leche favorece al cerebro durante la edad adulta y avanzada

Julio 12, 2018

La actividad, funcionamiento y mantenimiento del sistema nervioso depende esencialmente de los nutrientes que se incorporan en la ingesta diaria. Aunque es bien conocida la importancia de la lactancia materna para el desarrollo cognitivo del bebé, estudios recientes indican que el consumo de leche también favorece el correcto funcionamiento del cerebro durante la edad adulta y avanzada. Además del papel de los macronutrientes de la leche (caseínas, proteínas de suero, lactosa y ácidos grasos) y minerales como el calcio de debe destacar el papel de los principales micronutrientes (péptidos, vitaminas, fosfolípidos) que afectan a distintos aspectos del sistema nervioso, como las capacidades de aprendizaje y memoria, el mantenimiento del estado de ánimo así como su potencial actividad en la prevención del deterioro cognitivo relacionado con la edad.

El consumo de al menos un vaso de leche al día en edades adultas, además de aumentar la ingesta de nutrientes, también tiene un impacto positivo en el rendimiento del funcionamiento cognitivo. En un estudio realizado en el 2012 por los expertos G.E. Chrichton, M.F. Elias, G.A.Dore y M.A. Robins denominado “Relación entre la ingesta de comida diaria y las funciones cognitivas” se empleó con 972 hombres y mujeres de 23 a 98 años de edad, una serie de pruebas de evaluación de memoria (verbal, visual – espacial, de trabajo) y funciones ejecutivas, así como un seguimiento de los hábitos de consumo de leche.

Los resultados concluyeron que los adultos que consumían mayor cantidad de leche puntuaron significativamente más alto en las pruebas realizadas que los que bebían poco o nada de ella.

En otro estudio realizado en 2013 por la encuestadora “Salud Nacional y Examen de Nutrición” realizado en población adulta como en ancianos, indicó que aquellos individuos que consumían productos lácteos tenían una mejor función cognitiva global que los que no lo consumían, tanto en adultos (53,3 % frente a 49,4%) como en ancianos (51,5% frente a 46,2%). Y es que como es bien sabido, en la leche hay una gran variedad de componentes bioactivos que ofrecen un beneficio potencial para la salud humana, por lo que el consumo de leche y productos lácteos en el marco de una dieta balanceada parece mostrarse muy favorable para la salud cognitiva del individuo adulto y durante el envejecimiento.

Fuente: Lácteos: alimentos esenciales para el ser humano. FEPALE. 2015.